Las participaciones de SLs en España son ilíquidas por naturaleza ya que están sometidas al derecho de adquisición preferente de sus socios, lo que conlleva trámites y autorizaciones tediosos (renuncia al derecho de suscripción preferente, convocatoria de Junta General de Accionistas, etc.), además de reducir el número de posibles compradores. Ello conlleva habitualmente descuentos a la liquidez de entre el 25 y el 50% del precio de mercado.